Ayudar a la eyaculación precoz con ejercicios del suelo pélvico

El ejercicio es un remedio «natural» para los 3,5 millones de italianos que experimentan las dificultades de la eyaculación precoz. Un nuevo estudio realizado por el Dr. Antonio Pastore, urólogo de la Universidad La Sapienza de Roma, y presentado en el Congreso Europeo de Urología celebrado en Estocolmo, concluyó que ejercitar los músculos del suelo pélvico puede ayudar a aumentar el tiempo que se pasa entre las sábanas incluso en aquellos que no responden a los tratamientos farmacológicos tradicionales.

Según la Sociedad Internacional de Medicina Sexual, la eyaculación precoz se define como la eyaculación que se produce «en el plazo de un minuto» desde el comienzo de la relación sexual. El equipo de Pastore seleccionó a 40 hombres, de entre 19 y 46 años, que padecían eyaculación precoz y les hizo realizar ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico durante un período de 12 semanas. Durante este período de entrenamiento, se midió el tiempo que los hombres tardaban en eyacular. Antes del estudio, los hombres habían probado varias terapias sin resultados significativos.

Los resultados fueron positivos. Mostraron que el tiempo medio de eyaculación antes de iniciar la terapia era de 31,7 segundos y, después del período de 12 semanas, aumentó a 146,2 segundos. Este número es cuatro veces superior a la media inicial y, por lo tanto, ya no se puede clasificar como una condición patológica. En este estudio, 33 de los 40 hombres, informaron de resultados significativos, 5 no informaron de ningún cambio y 2 abandonaron el experimento antes de su finalización. Trece pacientes continuaron con los ejercicios durante 6 meses y mantuvieron sus resultados.

Los ejercicios del suelo pélvico ya se utilizan en el tratamiento de la incontinencia masculina, especialmente después de operaciones quirúrgicas como las relacionadas con el cáncer de próstata. También se han utilizado para tratar la impotencia temporal. Pastore comentó: «Este es un estudio preliminar y los resultados deben verificarse con muestras más grandes. Pero, aun así, los resultados parecen muy positivos. Los ejercicios son simples y no tienen efectos secundarios. Además, el hecho de que los hombres puedan mejorar su vida sexual usando su propia fuerza, también aumenta la autoestima».

ESSPD2001