TRATAMIENTO

Si los síntomas de la hiperplasia prostática benigna empeoran y afectan a la calidad de vida del paciente, se pueden administrar tratamientos. Pueden ser tratamientos farmacológicos o, en los casos más graves, intervenciones quirúrgicas en las que se emplean técnicas muy innovadoras. Es fundamental confiar en la ayuda de un médico durante la evolución de la afección para que éste sugiera la mejor trayectoria terapéutica que seguir e identifique un tratamiento que sea eficaz y aceptable para el paciente. El paso más importante es acudir a una primera visita al urólogo para que valore el caso y el estadio de la enfermedad.

Lecturas recomendadas

  • Dhingra, N., Bhagwat D., Benign prostatic hyperplasia: An overview of existing treatment, Indian J. Pharmacol.
  • Djavan, B., Remzi, M., Erne, B., Marberger, M., The pathophysiology of benign prostatic hyperplasia, Drugs Today
arrow top