La incontinencia urinaria puede ser el resultado del envejecimiento o de una cirugía

La incontinencia urinaria puede ser el resultado del envejecimiento o de una cirugía. Puede ocurrir en cualquier momento del día o en relación con un esfuerzo (como levantar un peso o incluso estornudar o toser), o en el ámbito sexual, durante los juegos preliminares o en el orgasmo (climacturia).
A medida que aumenta la edad, aumenta la prevalencia de la incontinencia urinaria para ambos sexos.

El número de personas afectadas por la incontinencia urinaria que declaran tener problemas sociales y psicológicos y una disfunción sexual es considerablemente mayor que el de la población en general. Las investigaciones existentes demuestran claramente que las personas que sufren incontinencia urinaria son vulnerables a los problemas sexuales, especialmente porque la situación es muy emocional y se caracteriza por sentimientos de vergüenza.

Los estudios demostraron que, aproximadamente la mitad de las personas afectadas por climacturia, la consideraban un problema. En la mitad de ellos, esta condición, fue capaz de evitar todo contacto sexual con la pareja y esto puede llevar a una insatisfacción en la relación mayor que la generada por la incontinencia.

El atractivo y la actividad sexuales son fundamentales para cada individuo, y la incontinencia urinaria puede afectar negativamente a este componente básico de las relaciones íntimas. Los hombres declaran que la incontinencia urinaria provoca cambios en su vida sexual y en sus relaciones, y algunos manifestaron que parte de su identidad masculina o femenina se había perdido debido a las restricciones en las actividades sexuales impuestas por la pérdida de orina.

A menudo, los hombres con incontinencia urinaria no piden ayuda porque se avergüenzan y creen que no existen soluciones válidas. Por eso buscan soluciones de autoayuda o esperan que el problema se resuelva por sí mismo.

Por suerte, hoy en día existen muchas soluciones eficaces que varían según el tipo y la gravedad de la incontinencia y es importante que los hombres sepan que no hay nada de lo qué avergonzarse y que el verdadero problema es aplazar la solicitud de ayuda.

Marco Silvaggi
Psychologist - ECPS
Institute of Clinical Sexology

HFTHQ19016_C

Lecturas recomendadas

  • 1. Hunskaar S, Burgio K, Clark A, Lapitan MC, Nelson RT, Sillen UD. Epidemiology of urinary and feacel incontinence and pel- vic organ prolapse. In: Abrams P, Cardozo L, Khoury S, Wein A, eds. Incontinence. 3rd ed. 3rd International Consultation on Incontinence; June 26-29, 2004; Paris, France.
  • 2. Chang CC, Gonzalez CM, Lau DT, Sier HC. UI and self-reported health among the U.S. Medicare managed care beneficiaries. J Aging Health. 2008;20(4):405-419.
  • 3. Dalpiaz O, Kerschbaumer A, Mitterberger M, et al. Female sex- ual dysfunction: a new urogynaecological research field. BJU Int. 2008;717-721.
  • 4. Salonia A, Zanni G, Nappi RE, et al. Sexual dysfunction is com- mon in women with lower urinary tract symptoms and urinary incontinence: results of a cross-sectional study. Eur Urol. 2004;45:642-648.
  • 5. Coyne KS, Sexton CC, Irwin DE, Kopp ZS, Kelleher CJ, Milsom I. The impact of overactive bladder, incontinence and other ower urinary tract symptoms an quality of life, work produc- tivity, sexuality and emotional well-being in men and women: results from the EPIC study. BJU Int. 2008;101:1388-1395.
  • 6. Lasserre A, Pelat C, Gueroult V, et al. Urinary incontinence in French women: prevalence, risk factors, and impact of quality of life. Eur Urol. 2009;56:177-183.
  • 7. Hayder D, Cintron A, Schnell MW, Schnepp W. Dealing with sensitive interview topics—insights into the research project “the everyday life of people with urinary incontinence.” Pflege. 2009;22:351-359.
  • 8. Joachim G, Acorn S. Stigma of visible and invisible conditions. J Adv Nurs. 2000;1:243-248.
  • 9. Lee J, Hersey K, Lee CT, et al. Climacturia following radical prostatectomy: prevalence and risk factors. J Urol 2006; 176:2562-2565.
  • 10. Messaoudi R, Menard J, Ripert T, et al. Erectile dysfunction and sexual health after radical prostatectomy: impact of sexual motivation. Int J Impot Res 2011;23:81-86.
  • 11. Paterson J. Stigma associated with postprostatectomy urinary incontinence. J Wound Ostomy Continence Nurs. 2000;3:168-173.
  • 12. Gray RE, Fitch M, Phillips C, Labrecque M, Fergus K. Managing the impact of illness: the experience of men with prostate cancer and their spouses. J Health Psychol. 2000;5(4):531-548.
  • 13. Ahnis A, Knoll N. Psychosocial burden of the elderly with in- continence—A qualitative analysis. Zeitschrift für Gerontologie und Geriatrie. 2008;41(4):251-260.
arrow top