La educación sexual puede salvar vidas

Casi 3.000 vidas al día, más de 1.200.000 al año. Así lo pone de relieve el reciente informe de la OMS «Global Accelerated Action for the Health of Adolescents: Guidance to Support Country Implementation», un documento que analiza los problemas que suponen un riesgo para la salud de los adolescentes y que propone una serie de estrategias para mejorar el problema mundialmente. Todavía hoy, las consecuencias de las relaciones sexuales sin protección y los embarazos no deseados siguen interrumpiendo las vidas de los jóvenes, sobre todo en los países en vía de desarrollo. Por este motivo, la OMS insiste en la importancia de mejorar la educación sexual entre los adolescentes, entendida actualmente como una auténtica estrategia para salvar vidas, con el objetivo de reducir la transmisión de infecciones sexualmente transmisibles, como el VIH, y de disminuir la cantidad de embarazos precoces y no deseados. «En todos los países del mundo —independientemente de la prevalencia de VIH— la educación sexual debería formar parte del currículo escolar e incluir también la promoción de la igualdad de género y el respeto por los derechos humanos», afirma Chris Castle, director de la Health and Education Section de la UNESCO que ha participado en la elaboración del informe de la OMS.

HFTHQ17001i