Preguntas frecuentes

¿Qué tratamientos farmacológicos hay disponibles?

El tratamiento farmacológico se reserva para los pacientes con síntomas molestos de las vías urinarias bajas (LUTS) y/o complicaciones de la enfermedad, mientras que las intervenciones quirúrgicas pueden indicarse en los casos más graves donde la HPB deteriora significativamente la calidad de vida. Se emplean varios grupos farmacológicos, como los antagonistas alfa-adrenérgicos (alfabloqueantes), los inhibidores de la 5-alfa-reductasa (5-ARI) y los anticolinérgicos.  

Los alfabloqueantes representan una clase de fármacos que actúan relajando los músculos de la próstata y el cuello de la vejiga y aumentando el chorro de orina. El efecto de los alfabloqueantes es a menudo visible al cabo de unos días de iniciar el tratamiento. El tratamiento con 5-ARI, usado habitualmente junto con alfabloqueantes, puede ayudar a reducir el volumen de la glándula prostática. Sin embargo, los beneficios de estos fármacos pueden tardar varios meses en hacerse evidentes. Además del tratamiento de la disfunción eréctil, los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE-5) también pueden aliviar los síntomas de las vías urinarias bajas (LUTS) gracias a un mecanismo específico de relajación de la uretra prostática y/o cuello de la vejiga. Según las directrices de la AUA, los agentes fitoterapéuticos (por ejemplo, Serenoa repens) son un tratamiento emergente; en comparación con los tratamientos farmacológicos convencionales, han demostrado tener menos efectos adversos y mejorías similares al menos en cuanto a la calidad de vida y a los síntomas de los pacientes con LUTS/HPB en situaciones de práctica clínica actual.

(https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26810324).

01/12/2017