¿CÓMO RECONOCERLA?

La hiperplasia prostática benigna (HPB), también conocida como adenoma de próstata, es una enfermedad que se manifiesta con un agrandamiento del tamaño de la próstata, principalmente a causa de un aumento del número de células en esta glándula. Este fenomeno asociado al envejecimiento es un crecimiento benigno del tejido de la próstata; sin embargo, puede comprimir la uretra e impedir la evacuación normal de la orina. Es una afección muy común que afecta a hasta un 50% de los hombres de alrededor de 60 años y a hasta un 90% de los hombres mayores de 85 años.

Existen dos tipos de síntomas de las vías urinarias característicos de la hiperplasia prostática benigna: los síntomas obstructivos, entre los que se incluyen la dificultad para iniciar la micción, la secreción intermitente de orina, el vaciado vesical incompleto, el chorro de orina débil y el esfuerzo para orinar; y los síntomas irritativos, entre los que se incluyen la micción frecuente en cantidades relativamente pequeñas de orina (polaquiuria), la mayor necesidad de orinar por la noche (nicturia), la necesidad imperiosa de orinar y vaciar la vejiga, y la sensación de ardor durante la micción.

La HPB también puede estar asociada a problemas sexuales, como menor deseo sexual y disfunción eréctil. Algunos pacientes también afirman experimentar menos satisfacción sexual.

Aunque la comunidad científica desconoce todas las causas de esta enfermedad, se cree que los factores principales que originan su aparición son el envejecimiento y los cambios hormonales que tienen lugar en edad avanzada. En concreto, la dihidrotestosterona (DHT) —un andrógeno (hormonal sexual masculina) que estimula la proliferación celular en el tejido prostático— parece tener mucha importancia en la aparición de HPB. También los estrógenos pueden estar implicados en la aparición de la enfermedad, dado que la HPB se presenta a menudo en hombres con concentraciones altas de estrógenos y concentraciones bajas de testosterona libre, lo que desencadena probablemente el crecimiento de la próstata.

Lecturas recomendadas

  • Roehrborn, C.G., Benign Prostatic Hyperplasia: An Overview
  • Girman, C.J., Population-based studies of the epidemiology of benign prostatic hyperplasia, Br. J. Urol. 1998;82(suppl 1):34–43
  • Berry, S.J., Coffey, D.S., Walsh, P.C., Ewing, L.L., The development of human benign prostatic hyperplasia with age, J. Urol. 1984
  • American Urological Association Practice Guidelines Committee, AUAguidelines on management of benign prostatic hyperplasia (2003), Chapter 1: diagnosis and treatment recommendations, J. Urol. 2003;170(2 Pt 1)
  • Roehrborn, C.G., Girman, C.J., Rhodes, T. et al., Correlation between prostate size estimated by digital rectal examination and measured by transrectal ultrasound, Urology, 1997
arrow top